Medio centenar de profesionales canarios se encuentran virtualmente en el 6º Uvas de Talento

30 Diciembre 2020 Encuentros

La sexta edición del encuentro Uvas de Talento se celebró ayer, de manera virtual, con la participación de medio centenar de profesionales canarios, miembros de la red Talento Gran Canaria gestionada por la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria.

La red “se consolida como un foro muy útil para generar nuevos nexos entre profesionales y empresas”, aseguró el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, en su bienvenida a los profesionales canarios que participaron en el encuentro.

Morales afirmó que se trata de una “herramienta muy útil para lanzar nuevos proyectos y favorecer el retorno” de estos profesionales a la Isla, sobre todo a través de iniciativas como el Programa de Atracción de Empresas que la SPEGC ha lanzado recientemente, con el apoyo de la Fundación MAPFRE Guanarteme, para incentivar la creación de negocios en la Isla.

Los proyectos presentados hasta el 15 de enero (18 por el momento, aunque la SPEGC espera llegar a los 30), podrán seguir un itinerario personalizado para que cada proyecto empresarial pueda desarrollarse en la Isla con todas las garantías de seguir adelante.

La red cuenta actualmente con más de 70 empresas que han puesto a disposición de los miembros de la red más de 60 ofertas de trabajo, y con más de 900 miembros que residen mayoritariamente en países europeos (España, Alemania, Reino Unido…), pero también en México, Emiratos Árabes o Estados Unidos, entre otros muchos países de los cinco continentes.

El teletrabajo, en plena actualidad

El encuentro celebrado este año estuvo centrado en el teletrabajo, muy en boga este año debido a la crisis sanitaria que ha obligado a muchos profesionales a trabajar desde casa y a muchas empresas a reorganizar su trabajo.

Es el caso de la productora audiovisual Koyi Talent, que actualmente produce la serie de animación infantil ‘Pocoyó’ desde Gran Canaria. Su responsable, Luis Armengol aseguró que, aunque normalmente “una producción audiovisual conlleva mucha interacción”, el equipo ha podido teletrabajar perfectamente desde casa “y cumpliendo plazos”.

Además “los proveedores de software se han puesto las pilas y han mejorado mucho los sistemas, así hay muchas herramientas que te permiten no bajar la eficiencia productiva”, apuntó.

Desde el punto de vista de los trabajadores, Armengol se mostró convencido de que agradecen la libertad de poder conectarse y trabajar desde casa, teniendo además la flexibilidad de poder ir a la oficina “cuando les pese trabajar en casa”.

Jorge Núñez, CEO de AdQuiver, una startup basada en tecnología que ofrece además un servicio de trading publicitario especializado en el sector travel, coincide en estas ventajas para el equipo: la flexibilidad de horarios, la autonomía, la conciliación familiar… En AdQuiver no solo hubo un “despliegue para que el equipo pudiera trabajar desde casa con confianza y confidencialidad”, también hubo mucha comunicación: “provocamos una absoluta transparencia de lo que estaba sucediendo y cómo le estaba afectando a la empresa”, explicó Núñez.

Y de hecho la facturación de la empresa ha aumentado durante la pandemia y también lo ha hecho la productividad y el propio equipo, que ha incorporado a varios nuevos miembros en los últimos meses.

Como desventajas del teletrabajo, Núñez apuntó precisamente al softlanding de estas nuevas incorporaciones, pero también a las posibles distracciones que puede haber alrededor “y que pueden despistar, es difícil adquirir concentración”. “También perdimos un poco la fuerza corporativa que teníamos con las reuniones del equipo y cierta agilidad a nivel de servicios”, confesó. Y por eso, en cuanto fue posible, la empresa provocó que el equipo volviera a la oficina al menos dos o tres días a la semana.

Uno de los grandes problemas del teletrabajo masivo en estos meses ha sido la ciberseguridad, en lo que es experto Igor Lukic, director de OneCyber, que tiene claro que “las empresas se dan cuenta de que están ciberatacados cuando ya es demasiado tarde”.

De hecho, aseguró que las incidencias de ciberseguridad han aumentado durante la pandemia y además “han sido más sofisticadas”.

Lukic advirtió en el ‘Uvas de Talento’ que en general “falta madurez en las empresas para lanzarse con seguridad al teletrabajo” y recomendó a los asistentes a “estar preparados para anticipar estos ataques”, porque “el que no estaba preparado frente a la ciberseguridad antes de la pandemia, lo tendrá más complicado ahora”.

El punto de vista de los trabajadores lo pusieron Aday Perera, product manager de Telefónica que lleva casi nueve años en Madrid y actualmente trabaja desde Gran Canaria; Miguel Peñate, responsable de aplicaciones móviles para España de Google, que también teletrabaja en Madrid; y Guillermo Sánchez Vega, jefe de sección de El País Tecnología Retina, que tras 21 años en Madrid, ha retornado a Gran Canaria desde donde continúa con su labor profesional en Madrid.

Los tres coinciden en las ventajas del teletrabajo, sobre todo la flexibilidad, pero también en el nivel de compromiso de los trabajadores. Aday Perera es un convencido del teletrabajo, y aprovechó el momento de transformación digital de su empresa y su papel en el liderazgo de un proyecto de transformación de los procesos comerciales para los servicios internacionales de Telefónica, con 25 compañeros que trabajan todos en remoto.

Después de varios años en Irlanda, Miguel Peñate trabaja en Madrid, aunque algunas veces teletrabaja desde Gran Canaria o “cualquier otra isla” en la que se encuentre de visita, “una flexibilidad maravillosa”, confiesa, a pesar de que le falta la “dosis de felicidad de la oficina”. Para salvar esta situación, recomendó a los asistentes al evento el uso de videollamadas “siempre con cámara y micro activados”.

Para no estar siempre en casa, procura adoptar dinámicas como turnarse cada semana para trabajar en casa de un amigo, ir a trabajar a una cafetería, hablar con gente que no conoce por si surgen nuevos proyectos, etc.

A Guillermo Sánchez Vega, jefe de sección de El País Tecnología Retina, le pilló la pandemia cuando el equipo de El País Tecnología se estaba uniendo al de El País Retina, así que el equipo estaba empezando a conocerse. “En dos días nos mandaron para casa con un ordenador, al día siguiente estaba en Gran Canaria y desde entonces trabajo desde aquí”, comentó Guillermo.

Llevaba muchos años pensando en volver a la isla y las circunstancias actuales le dieron la posibilidad. Hoy trabaja desde casa, aunque reconoce que, a pesar de las videollamadas, las reuniones virtuales y las herramientas que facilitan el teletrabajo, ya está pensando en buscar un coworking al que poder ir.